sábado, 22 de junio de 2024

Observatorio Astronomico de Mercedes

Observatorio astronómico localizado en la ciudad de Mercedes, provincia de Buenos Aires, Argentina. Su código Minor Planet Center es 833.1 Depende de la Dirección de Cultura y Educación de la Municipalidad de Mercedes.

El Observatorio Astronómico Municipal de Mercedes (OAMM) fue creado en el año 1974, como reconocimiento oficial a las actividades iniciadas varios años antes (mediados de los ´60) por un grupo de aficionados. Lleva el nombre de quien fuera su fundador y primer director, Ing. Ángel Di Palma. Comenzó a funcionar en 1978. En 2007 fue reubicado en una zona rural, para tener mejor calidad de cielo, protegido por una ordenanza municipal que preserva el cielo del lugar en un radio de 1 km.

El observatorio se ubica en un predio de aproximadamente media hectárea, cedido por la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires, detrás de la escuela rural N.º 15. Su acceso es por ruta provincial N.º 41, entre las localidades de Mercedes y San Andrés de Giles. El observatorio cuenta con un telescopio Cassegrain (reflector) clásico de 60 cm de diámetro y relación focal f/d=17.5, con montura ecuatorial en horquilla. Una cámara CCD con filtros UBV(RI) y H alpha (continuo y línea 7nm) colocada en el foco Cassegrain, se utiliza para observaciones científicas por un convenio con el observatorio de La Plata. Este telescopio está alojado en un albergue, dotado de una cúpula motorizada de 6 m de diámetro. El diseño original del mismo es del Ing. Ludovico Hordij. Posteriormente se le realizaron varios cambios y mejoras, tanto por personal municipal como por terceros, en mecánica y electrónica. La óptica actualmente usada fue realizada por el Laboratorio de óptica calibración y ensayo de La Plata.
El observatorio cuenta con taller mecánico para reparaciones de equipos. Otro instrumento en este Observatorio es un telescopio reflector Cassegrain clásico de 30 cm de diámetro y relación focal f/d=20, con montura ecuatorial alemana, alojado en otra cúpula de 3 m de diámetro. También opera un All - Sky Imager (ASI), equipo perteneciente a la Universidad de Boston. Se lo utiliza para estudios de la alta atmósfera. El equipo es automático y se lo controla en forma remota vía Internet. Se pueden ver imágenes en tiempo real en Web ASI. El observatorio también cuenta con una estación meteorológica automática que brinda datos meteorológicos en tiempo real.

Ubicación

Organización: Municipalidad de Mercedes (Dirección de cultura y educación).

Código de la UAI: 833.

País: Argentina.

Situación: Mercedes, Buenos Aires,Argentina.

Coordenadas: 34°34′11″S 59°24′47″O.

Altitud: 44 m s. n. m.

Fundación: 15 de agosto de 1978 (45 años).

 

miércoles, 12 de junio de 2024

NGC 2903

 Es una galaxia espiral barrada en la constelación de Leo, situada 1,5º al sur de Alterf (? Leonis), que se encuentra a 20,5 millones de años luz de la Tierra. Es una galaxia brillante de magnitud aparente 9,7 que puede ser observada con pequeños telescopios. Sorprendentemente fue olvidada por Charles Messier al confeccionar su catálogo y fue descubierta en 1784 por William Herschel.

NGC 2903 es una galaxia en varios aspectos similar a la Vía Láctea. Su tamaño es sólo un poco menor que nuestra galaxia, con una extensión de unos 80.000 años luz, y también tiene barra central -bien visible en imágenes tomadas en el infrarrojo-. Pero, a diferencia de la Vía Láctea, tiene jóvenes cúmulos estelares masivos brillantes en vez de los cumulos globulares viejos típicos de nuestra galaxia. De hecho, una brillante nube estelar dentro de NGC 2903, recibe su propio nombre de catálogo como NGC 2905.

La región central de la galaxia muestra una excepcional tasa de actividad en cuanto a formación de estrellas se refiere -concentrada en un anillo alrededor del núcleo, que tiene un diámetro de algo más de 600 parsecs e incluye no sólo un considerable número de estrellas jóvenes y luminosas sino también cierto número de nebulosas de emisión con luminosidades comparables a las de la Nebulosa de la Tarántula de la Gran Nube de Magallanes-, y también es brillante en frecuencias de radio, infrarrojo, ultravioleta y rayos X, lo que ha hecho que NGC 2903 sea considerada una galaxia con brote estelar. Hay también cierta actividad de formación estelar en su barra.

Cómo sucede en otras muchas galaxias de tipo tardío aisladas, el hidrógeno neutro de NGC 2903 se extiende mucho más que el área visible de la galaxia en el óptico, extendiéndose tres veces más que la segunda. Además, tiene al menos tres pequeñas galaxias satélite: una de ellas una galaxia enana esferoidal, y otra a al menos algo más de 60 kiloparsecs de ella -una distancia similar a la de la Pequeña Nube de Magallanes- que parece estar hecha en buena parte de materia oscura, con una masa de 100 millones de veces la del Sol.

lunes, 20 de noviembre de 2023

Magnetares

 Un magnétar o magnetoestrella es un tipo de estrella de neutrones con un campo magnético extremadamente fuerte. Se trata de una variedad de púlsar cuya característica principal es la expulsión, en un breve período (equivalente a la duración de un relámpago), de enormes cantidades de alta energía en forma de rayos X y rayos gamma. El decaimiento del campo magnético es la fuente de la radiación electromagnética de alta energía, principalmente en forma de rayos X y rayos gamma.

Los rayos gamma están formados por fotones pertenecientes al extremo más energético del espectro electromagnético, seguidos de los rayos X y, a continuación, de los rayos ultravioleta. Si los rayos X expulsados por el magnétar son de alta intensidad recibe entonces el nombre de Púlsar Anómalo de Rayos X, (del inglés: Anomalous X-ray Pulsars, o su acrónimo AXPs). Si los rayos expulsados pertenecen al espectro gamma de más alta intensidad, reciben el nombre de SGRs, siglas del inglés Soft Gamma Repeater.

Representacion artistica de un magnetar.


Los rayos gamma conocidos como GRBs, destellos de rayos gamma, del inglés gamma-ray bursts, ya eran conocidos en las postrimerías de los años 1960. El descubrimiento de estos rayos tremendamente energéticos provenientes del espacio, se efectuó en plena Guerra Fría, cuando las dos superpotencias, EE. UU. y la URSS, se espiaban mutuamente tratando de controlar su arsenal nuclear. Con el fin de verificar el tratado de no proliferación de armas nucleares, EE. UU. lanzó una flota de satélites conocidos como Proyecto Vela. Con estos satélites, dotados especialmente para la captación de rayos X y rayos gamma, se descubrieron en 1967 aleatorias explosiones de estos últimos que, a modo de flashes, parecían venir desde distintas direcciones del universo. El hallazgo se mantuvo en secreto hasta que, en 1973, fue dado a conocer a la opinión pública por Ray Klebesabel y su equipo del Laboratorio Nacional de Los Álamos.


Descripción

Poco se conoce acerca de la estructura física de los magnétares, ya que ninguno de ellos se halla lo suficientemente próximo a la Tierra para ser estudiado correctamente. Al igual que otras estrellas de neutrones, los magnétares poseen un diámetro aproximado de 20 kilómetros. Concretamente el SGR 1806-20, del diámetro mencionado tiene una masa de casi 4x1025 kg, lo cual le da una densidad media que se acerca a 10 billones de kg/m³, lo que quiere decir que es casi diez mil millones de veces más denso que el agua. Aun así, la masa del Sol es unas 50 000 veces mayor que la del magnétar mencionado. La sustancia que forma el magnétar, en ocasiones es referida como neutronio (teóricamente formada solo por neutrones), aunque es bien conocido que las estrellas de neutrones, como los magnétares, acaban sufriendo un proceso de hiperonización y también acaban teniendo cerca de su núcleo diversos tipos de bariones más pesados que el neutrón. Los magnétares se diferencian del resto de estrellas de neutrones por tener campos magnéticos más fuertes, y por rotar comparativamente más despacio, tardando la mayoría de los magnétares entre uno y diez segundos en realizar una rotación completa, mientras que una estrella de neutrones promedio tarda menos de un segundo. La vida activa de un magnétar es corta; sus potentes campos magnéticos se colapsan pasados los 10 000 años, perdiendo consecuentemente sus potentes emisiones de rayos X. Dado el número de magnétares observables hoy en día, un cálculo eleva el número de magnétares inactivos en la Vía Láctea a unos treinta millones. Los seísmos que tienen lugar en la superficie de un magnétar causan gran volatilidad en la estrella y en el campo magnético que la rodea, lo que generalmente produce emisiones potentísimas de rayos gamma, que se han detectado desde la Tierra en 1979, 1998 y 2004.


Formación y evolución

La teoría acerca de estos objetos fue formulada en 1992 por Robert C. Duncan de la Universidad de Texas en Austin y Christopher Thompson del Instituto Canadiense de Física Teórica. Posteriormente, esta teoría ha sido ampliamente aceptada por el resto de la comunidad científica como una explicación física que satisface hasta el momento las observaciones realizadas sobre estos objetos.

Actualmente, se considera que de cada diez explosiones de supernovas, solamente una da origen al nacimiento de un magnétar. Si la supernova posee entre 6 y 12 masas solares, se convierte en una estrella de neutrones de no más de 10 a 20 km de diámetro. Según la hipótesis de los científicos mencionados anteriormente, los requisitos previos para convertirse en magnétar son una rotación rápida y un campo magnético intenso antes de la explosión. Este campo magnético sería creado por un generador eléctrico (efecto dinamo) que utiliza la convección de materia nuclear que dura los diez primeros segundos alrededor de la vida de una estrella de neutrones. Si esta última gira lo suficientemente rápido, las corrientes de convección se vuelven globales y transfieren su energía al campo magnético. Cuando la rotación es demasiado lenta, las corrientes de convección solo se forman en regiones locales. Un púlsar sería, pues, una estrella de neutrones que, en su nacimiento, no habría girado lo suficientemente deprisa durante un corto lapso de tiempo para generar este efecto dinamo. El magnétar posee un campo lo suficientemente poderoso como para aspirar la materia de los alrededores de la estrella hacia su interior y comprimirla; esto conlleva a que se disipe una cantidad significativa de energía magnética durante un periodo aproximado de unos 10 000 años.

Con el tiempo, el poder magnético decae tras expulsar ingentes cantidades de energía en forma de rayos X y gamma. Las tensiones que causan el colapso se producen a veces en las capas externas de los magnétares, constituidos por plasma de elementos pesados (principalmente de hierro). Estas vibraciones intermitentes muy energéticas producen vientos de rayos X y gamma, de ahí el nombre de repetidoras de rayos gamma suaves. El 27 de diciembre de 2004, se registró un estallido de rayos gamma proveniente del magnétar denominado SGR 1806-20 situado en la Vía Láctea. El origen estaba situado a unos 50 000 años luz. En la opinión de eminentes astrónomos, si se hubiera producido a tan solo 10 años luz de la Tierra, —distancia que nos separa de alguna de las estrellas más cercanas—, hubiera peligrado seriamente la vida en nuestro planeta al destruir la capa de ozono, alterando el clima global y destruyendo la atmósfera. Esta explosión resultó ser unas cien veces más potente que cualquier otro estallido registrado hasta ahora. La energía liberada en dos centésimas de segundo fue superior a la producida por el Sol en 250 000 años.


A continuación se puede ver una pequeña comparación entre distintas intensidades de campos magnéticos:


Brújula movida por el campo magnético de la Tierra: 0,6 Gauss;

Pequeño imán, como los sujetapapeles de las heladeras: 100 Gauss;

Campo generado en la Tierra por los electroimanes más potentes: 4,5×105 Gauss (450 000 Gauss);

Campo máximo atribuido a una de las denominadas estrellas blancas: 1×108 Gauss (100 millones de Gauss);

Magnétares (SGRs y AXPs): 1014 ~ 1015 Gauss.

jueves, 12 de octubre de 2023

La nebulosa NGC 6715

El Cúmulo globular M54 (también conocido como Objeto Messier 54 o NGC 6715) es un cúmulo globular en la constelación Sagitario. Fue descubierto por Charles Messier en 1778 y luego incluido en su catálogo como un objeto similar a un cometa.
Anteriormente se creía que estaba a 50,000 años luz de la tierra, pero en 1994 se descubrió que M54 más bien no forma parte de la Vía Láctea sino de la galaxia Enana Elíptica de Sagitario (SagDEG), por lo que se considera el primer cúmulo extragaláctico descubierto; se llegó a sugerir, de hecho, que puede ser el núcleo de dicha galaxia -aunque estudios posteriores lo descartan y opinan que acabó en el centro de ella al decaer su órbita-.

Estimaciones modernas sitúan a M54 a una distancia de unos 87.000 años luz, lo que se traduce en un diámetro verdadero de 300 años luz. Es uno de los cúmulos globulares más densos, siendo de clase III (I es la más densa y XII la menos densa). Su luminosidad es aproximadamente 850.000 veces la del Sol y su magnitud absoluta es -10,0, lo que le convierte en uno de los cúmulos globulares más brillantes conocidos. Se han encontrado al menos 82 estrellas variables, la mayor parte de ellas del tipo RR Lyrae.

M54 se encuentra fácilmente en el cielo, ya que está próximo a Askella (? Sagittarii). Sin embargo no es fácil de resolver en estrellas individuales incluso con grandes telescopios de aficionado.

 

martes, 19 de septiembre de 2023

La nebulosa NGC 6334

 NGC 6334 (también conocida como Nebulosa Pata de Gato) es una nube de gas radiante o Nebulosa de emisión que parece la gigantesca huella de un gato cósmico recorriendo el Universo. Está localizada en la constelación del Escorpión. Fue descubierta por el astrónomo John Herschel en 1837, quien la observó por primera vez desde el observatorio de Cabo de Buena Esperanza en Sudáfrica.

La nebulosa NGC 6334 está a unos 5.500 años-luz de distancia en la dirección de la constelación del Escorpión, cubre un área del cielo un poco mayor que la de la Luna llena. La nube tiene una extensión de unos 50 años-luz. La nebulosa se aprecia de color rojo, proveniente prevalentemente del gas de hidrógeno incandescente.

jueves, 31 de agosto de 2023

Observatorio Astronomico de La Plata

 Antes de fundar la ciudad de La Plata, el Dr. Dardo Rocha, gobernador de la Provincia de Buenos Aires, había considerado necesario que la provincia contara con un adecuado relevamiento cartográfico, cuya realización se vería favorecida por la instalación de un Observatorio Astronómico. El 6 diciembre de 1882, el pasaje del planeta Venus por delante del Sol –hecho astronómico de inconmensurable valor mundial para la época– generó verdadero interés entre los astrónomos. Así fue que especialistas argentinos colaboraron con sus pares franceses para determinar el mejor lugar de observación en estas tierras, siendo elegida la ciudad de Bragado. Luego de la observación del pasaje, que pudo realizarse a pesar de las malas condiciones meteorológicas de ese día, los instrumentos que la Provincia había encargado a tal efecto sirvieron de soporte inicial para la creación del Observatorio de La Plata.

Cuando en 1905 el doctor Joaquín V. González promueve la nacionalización de la Universidad de La Plata lo hace pensando en otorgarle, sobre todo, un carácter científico y experimental, como correspondía al pensamiento positivista de la época; y para ello fue pilar fundamental el Observatorio Astronómico, orgullo de la joven ciudad. Posteriormente, la necesidad de formar astrónomos llevó a que en 1935 se creara la Escuela de Ciencias Astronómicas y Conexas –primera en Latinoamérica– que incluía por entonces el estudio de la Meteorología, la Sísmica y el Geomagnetismo. En 1948 la Geofísica cobra entidad propia y se crea la carrera en el ámbito del Observatorio. En 1983 el Observatorio Astronómico y la Escuela Superior de Astronomía y Geofísica se funden en la Unidad Académica designada con el nombre que hoy tiene esta Facultad.

Por último, el año 2013, año del 130° Aniversario del Observatorio, quedará signado en su historia por dos importantes hechos. En primer lugar se destaca la puesta en marcha de la carrera de Meteorología y Ciencias de la Atmósfera, tercera carrera de esta Unidad Académica. Finalmente, la inauguración del Planetario "Ciudad de La Plata", construido con tecnología de última generación y único en la Argentina asociado a una Universidad; constituye la incorporación de una herramienta de incalculable valor para estrechar aún más la vinculación del Observatorio con la sociedad.


Telescopio Virpi Sinnika Niemela.

Organización Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísicas de la Universidad Nacional de La Plata.

Código de la UAI 839.

Situación La Plata, Bandera de Argentina Argentina.

Coordenadas 34°54′30″S 57°55′54″O.

Fundación 22 de noviembre de 1883.


Fuente y agradecimiento: Pagina oficial.

miércoles, 26 de julio de 2023

DS3 Antena Malargue

 Deep Space 3 – Malargue es la antena más moderna para seguimiento de misiones de exploración del espacio profundo de la Agencia Espacial Europea (ESA), instalada en la provincia de Mendoza por acuerdo entre la Argentina y la ESA, mediante la cooperación espacial vigente entre la agencia europea y la CONAE.

La comunidad científica argentina dispone de tiempo de uso de la antena de exploración del espacio profundo DS3 para investigaciones en radioastronomía entre otras aplicaciones. Contar con estas capacidades instaladas en nuestro país significa el acceso al uso de tecnología de punta para investigaciones científicas, teniendo en cuenta que la estación de Malargüe es la más moderna de la Red de Espacio Profundo de la agencia europea.

La inauguración en diciembre de 2012 de una nueva estación de seguimiento de satélites, marca la consecución del trío de estaciones de antenas para la exploración del espacio profundo (DSA, por sus siglas en inglés) de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) y confirma a la ESA como una de las organizaciones espaciales con la tecnología más avanzada del mundo.

Junto a DSA 1 en New Norcia (Australia) y DSA 2 en Cebreros (España), la estación DSA 3 de Malargüe constituye la última pieza para alcanzar e una cobertura en circunferencia de 360° para sondas de espacio profundo, que suelen operar a más de 2 millones de km de la Tierra, donde las comunicaciones requieren un apuntado mecánico y una calibración de alta precisión.

Las tres estaciones DSA están equipadas con discos parabólicos de 35 metros de diámetro que proporcionan el aumento necesario tanto en el alcance como en la velocidad de transmisión de datos, necesario para las actuales y futuras misiones de exploración, como la Mars Express, Venus Express, Rosetta, Herschel, Planck, Gaia, Euclid, BepiColombo, Solar Orbiter y Juice.

También cuentan con instalaciones para realizar experimentos científicos en el rango de las ondas de radio, que permiten a los científicos estudiar las características de la materia a través de la cual viajan las señales de comunicación nave-tierra.


Ubicación

La estación se encuentra a 30 km al sur de la ciudad de Malargüe en la provincia de Mendoza, a unos 1.200 km al oeste de Buenos Aires.

Las coordenadas de la antena de 35 metros son 35° 46' 33,63" sur (35,776° sur), 69° 23' 53,51" oeste (69,398° oeste), y la estación se encuentra a 1.550 metros sobre el nivel del mar: http://goo.gl/maps/xhQ2v

¿Por qué se eligió Argentina?

Con la DSA 1 en Australia y la DSA 2 en España, estaba claro que la DSA 3 tenía que construirse en algún punto en una longitud americana para conseguir una cobertura de 360°.

Las estaciones DSA trabajan juntas para aplicar técnicas de fijación de posición muy precisas, y estas técnicas funcionan mejor si las estaciones están, en la medida de lo posible, lo más distanciadas entre sí.

También hubo otras consideraciones técnicas: la estación tenía que estar lo más apartada posible de poblaciones donde se usara la telefonía móvil para evitar interferencias de radio, no debía haber ninguna interferencia de terreno local y el lugar tenía que contar con los servicios y el suministro energético necesarios.

Se consideró Canadá, dado que es un Estado que coopera con la ESA, pero las posibles ubicaciones eran bastante desfavorables en cuanto a radiopropagación y visibilidad; y la NASA ya cuenta con capacidad de rastreo suficiente en América del Norte, por lo que no tenía sentido construir otra más en la misma zona.

Por una serie de motivos legales y estratégicos, ESA redujo las opciones a Chile y Argentina. En 2008-09, la Agencia evaluó activamente emplazamientos en los dos países.

Finalmente, se eligió el emplazamiento de Malargüe, en Argentina, por ofrecer el mejor equilibrio entre estos factores. Asimismo, las autoridades nacionales acordaron ofrecer un contrato de arrendamiento a largo plazo del terreno y las frecuencias de radio necesarias para los 50 años de vida útil previstos para la estación.

Fuente y agradecimiento: Agencia Espacial Europea ESA.

Fotografias Fabian Pesikonis Enero 2015.